¿Vale la pena la Fábrica de Guinness? Pros y Contras....

A lo largo de mis años como guía podría asegurar, sin miedo alguno a equivocarme, de que se trata de la pregunta que más me hacen los turistas. Quiero volcar aquí mi experiencia personal en mis numerosas visitas a la Fábrica de Guinness, y que cada uno saque sus propias conclusiones. He decidido dividir lo bueno y lo malo en 'pros' y 'contras'.

Pros:

- Es muy interesante aprender sobre la cerveza más popular del mundo y su elaboración. Uno nunca pensaría que requiere de tanta ciencia y preparación elaborar esta deliciosa birra... Pero es increíble todo el proceso que sigue.

- El montaje del lugar es absolutamente espectacular. La Guinness no repara en gastos a la hora de decorar su famosa Storehouse. Pantallas gigantes con las diferentes campañas de publicidad, objetos históricos, maquetas, la historia del libro Guinness de los récords, cata de cerveza en una sala que parece del futuro, grifos de cerveza, merchandising... Todo está enfocado a vendernos bien que la Guinness no es sólo una cerveza, sino una marca.

- El Gravity Bar. Las vistas desde lo alto del edificio son espectaculares. La panorámica desde el último piso, donde se encuentra el Gravity Bar, son magníficas. No sólo se ve Dublín y sus monumentos, sino también las montañas de Wicklow (de donde procede el agua que sirve para elaborar la cerveza).

- Es interactiva y entretenida. Las risas están aseguradas. Podéis haceros fotos y aparecer en los carteles publicitarios de la cerveza, hay "cuadros" en los que los personajes se mueven y nos cuentan historias...

Contras:

- Precio. La visita