Irlanda: El país de mis amores y mis odios

Hoy me siento inspirado para hablaros de este país de una forma más íntima y menos generalista.

El país de mis amores y mis enfados.

¿Amores? Sí.

Por el carácter entrañable de sus gentes.

Lo habladores que son y su exquisito sentido del humor (y por hacer humor de TODO).

Por su educación y lo agradecidos que son los irlandeses.

Por su magnífico uso de la ironía y el humor negro.

Por sus eternas (y cómicas) despedidas al teléfono.

Por sus ganas de salir de fiesta y disfrutar el día a día.

Por su amor por la música en directo.

Por su mentalidad de "no ahorrar dinero, sino gastarlo y disfrutar cada instante de la vida".

Por esos días de lluvia en los que huele a césped mojado.

Por esas pintas de Guinness en un pub junto a una chimenea en los que escuchas la lluvia caer.

Por sus paisajes infinitos.

Por sus leyendas y su magia.

Por su literatura y su mitología.

Por su arte ancestral para narrar historias inverosímiles.

Por las oportunidades que ofrece a todos los niveles...