Halloween y sus orígenes celtas

¡Hola a tod@s! Sé que últimamente he estado un poco desaparecido de las redes, pero prometo estar más activo de ahora en adelante. Se acerca Halloween, esa fecha que asociamos automáticamente (y de forma errónea) a algo muy yankee, muy 'de los Estados Unidos'.


No obstante, Halloween (término que deriva de 'All Hallows Eve' o víspera de Todos los Santos) tiene su origen en el mundo celta. Su nombre original es Samhaín, término que sigue empleándose en otras regiones con pasado celta como mi queridísima Galicia. En esta fecha cargada de magia (el 31 de octubre con el 1 de noviembre) los celtas cerraban la etapa de cosechas y daba comienzo la etapa oscura del año. Además la fina barrera que separa el mundo de los vivos y el de los muertos se volvía permeable, viniendo a nuestro mundo no sólo espíritus de nuestros familiares con buenas intenciones, sino también espiritus malignos con no tan buenos propósitos. Se dice que de aquí podría de aquí surgir la tradición de disfrazarse de algo aterrador, precisamente para confundir a estos malos espíritus y que no interfirieran en nuestras vidas.

¿Pero y el 'truco o trato'? ¿Y el uso de la calabaza? Vayamos por partes, como diria Jack el Destripador... En Irlanda sigue siendo muy común ver a los niños disfrazados pedir caramelos y dulces en las casas. Hay quien dice que el origen del 'trick or treat' tendría su origen en las ofrendas en forma de comida que la gente dejaba en la puerta de sus casas para aplacar la ira de los malos espíritus. Si estos encontraban la ofrenda lo suficientemente atractiva, no molestarían a los habitantes de la casa.

Sobre la calabaza hay que destacar algo importante. Tengamos en cuenta que antiguamente no se usaba la calabaza para tallar esos rostros aterradores, sino el nabo (un producto que abunda en la lluviosa Irlanda). Todo nos lleva a una leyenda irlandesa sobre un viejo granjer